lunes, 11 de mayo de 2009

¡Hasta las últimas consecuencias!

Hace un tiempo atrás, Rafael Lugo, en su columna mensual de revista Soho, nos traía a colación, lo que él llamo un clásico de la televisión ecuatoriana. En este mencionado programa surgían el hoy ex candidato presidencial Carlos “ni un preso” González que en ese tiempo era todo un padre de la Patria y el imparcial y objetivo periodista Jorge Ortiz. En estos espacios televisivos que desgraciadamente fueron muchos, el diputado González con una verborrea fuerte, tosca y vehemente hacia una letanía de denuncias que contenían supuestos actos de corrupción, presentaba una serie de documentos, actas y artículos que difundía en todo su esplendor ante las cámaras. En dichas acusaciones, constaban los atropellos que se cometían contra el bienestar de la nación. El Sr. Ortiz mientras tanto se frotaba las manos de la satisfacción por haber utilizado su programa para tan alto deber cívico. Antes de acabar su intervención el diputado clamaba con todo frenesí que, ¡Se llegara hasta las últimas consecuencias! , ¡La patria no es ninguna burla!, ¡Los pillos, truhanes y rateros pagaran su afrenta con la cárcel! entre otras perlas.
Después de proclamar las denuncias con bombos y platillos, estas nunca cuajaban, no existían acusaciones formales, jamás se llegó a ningún juicio, la fiscalía desconocía las imputaciones y lo más grave es que ningún implicado acabó con sus huesos en la cárcel por los supuestos actos ilícitos. Las últimas consecuencias no se hallaban porque ni siquiera existían las primeras, pero sin embargo el Sr. González contó cuantas veces quiso con la tribuna del Sr. Ortiz como foro para sus acusaciones, muchas de las cuales solo ocurrían en su imaginación. Fueron tantas que poco a poco la gente fue perdiendo la cuenta y cada nueva intervención era tomada como un acto más del sainete mediático en ciernes. Sin embargo el pueblo no se olvidó del Sr. González, y por esta razón, lo premio con el último lugar en las pasadas elecciones presidenciales, en la cual consiguió el 0.4 % de los votos, por los tan altos servicios prestados a la nación
En la antigua Roma el circo era utilizado para calmar las ansias de pan y justicia del pueblo. Los emperadores median su popularidad con grandes festejos (que solían durar días y hasta meses enteros) que servían para cubrir las carencias administrativas y lo tiránico de sus actos. Hoy en día se utiliza la misma estrategia para despistar, camuflar y confundir, claro que en lugar de enfrentamientos entre gladiadores y leones comiéndose cristianos, tenemos prensa amarillista, televisión basura y correos electrónicos de dudosa procedencia.
Nuestro país debe ser el paraíso para cualquier editor de pasquines, o productor de televisión de poco contenido y mucho ruido. Cada día aparecen nuevos problemas, nuevos chanchullos, a los que darles un seguimiento a fondo toma mucho tiempo y dinero. Por lo que cuando surge algún hecho detonante, prensa y televisión vuelcan todos sus esfuerzos y recursos en sacar partido del suceso, en el cual abundan titulares gigantescos, análisis de expertos, sondeos de opinión y resoluciones parcializadas y especulativas. Presentadores, editorialistas, reporteros se rasgan las vestiduras, lloran, se lamentan y suspiran la trillada frase ¡Se investigará hasta las últimas consecuencias! Pero la emoción les dura tres días, máximo una semana, hasta que un nueva calamidad emerge; y esta al ser reciente, caliente y sabrosa toma lugar a la precedente que poco a poco se diluye y se olvida. Lo único valido es lo actual, lo pasado no importa y lo futuro no existe.
Pero esto no es solo un aprieto mediático, la mayor molestia es con la justicia, que no florece o su gestión es tan lenta que es fácilmente corruptible. Lo que comúnmente sucede es que las acciones se pierdan en medio de tinterillos y leguleyos, que con todas las trapacerías y argucias posibles dilatan los procesos, compran conciencias y acallan las voces de las víctimas para dejar como conclusión que la práctica del derecho y la jurisprudencia en el Ecuador es lo más alejado de la legalidad.
Ya estamos hartos de tanta burla, de tanto show y circo. Esperamos con ansias la solución de tantas desgracias, traspapeladas y olvidadas. Necesitamos que se calme nuestra sed de justicia casos como: El hombre del maletín dentro de la asamblea constituyente , que en su tiempo fueron sindicados por el mismo el asambleísta de Sociedad Patriótica Julio Logroño y por el Sr Cao Lay Muñoz , sin que ninguno de los 2 diera las debidas explicaciones del caso , tanto fue así , que el asambleísta Logroño se reintegro a la Asamblea después de un castigo de suspensión de 60 días ,pero a su regreso nunca se toco el tema y la vida siguió como si nada; La supuesta injerencia de la C.I.A dentro de las esferas de Inteligencia del las FF AA , denunciado por el mismo presidente Correa , que hasta el día de hoy ,no se sabe a ciencia cierta si fueron declaraciones para cubrir con maquillaje los desaciertos del gobierno en el caso Angostura o se trataron simplemente de clamores tercermundistas para denunciar una supuesta injerencia extranjera ; ¿ Quien era en realidad Franklin Aisalla? ; ¿Cómo es posible que más aviones militares se caigan en tiempos de paz, que de guerra? ; ¿Es Ignacio Chauvin un chivo expiatorio o un pobre diablo en busca de notoriedad para él y para su pintoresca brigada de payasos? ; ¿Es verdad que unidades especializadas de la policía entregaban información a oscuros funcionarios de la Embajada Americana?; ¿Qué tan cierto es la penetración de la guerrilla colombiana en las altas esferas del gobierno y las fuerzas armadas?; ¿Por qué no existe un solo preso en el caso Factory, donde murieron 19 personas después de un año de acaecida la tragedia? ; ¿Cómo es posible que un ex ministro acusado de dolo y corrupción salga de prisión tan campante, bajo el patrocinio de algunos jueces? Estas son unas pocas interrogantes de las muchas más que existen. Exigimos que el nuevo período de gobierno de la Revolución Ciudadana, deje de lado tanta palabrería vana y ponga las cartas sobre la mesa para tomar las medidas necesarias que busquen esclarecer estos hechos. El pueblo que es su mandante lo exige.

Francisco Martínez Semanate
171375819-9
096062056
fms_18@yahoo.es
pm1899@gmail.com
www.recoveco-acido.blogspot.com
Quito-Ecuador

1 comentario:

LUIS VELA III (EL NEGRO) dijo...

PANCHO A VER SI TE PASAS POR MI QUIOSKO LOQUIN


ABRAXO